Salud, nutrición y jamón ibérico

El jamón ibérico es uno de los reyes indiscutibles de la cocina mediterránea, peninsular y, cómo no, española. Su procedimiento de elaboración, tradicional y ecológico, procura que sea uno de los manjares de nuestra tierra por propia definición. Sin embargo, muchas veces, cuando oímos que un alimento es delicioso, nuestra mente lo cataloga instantáneamente como «insano». En la época en la que los rumores hacen más ruido que los datos y las investigaciones científicas, venimos a arrojar un poco de luz sobre este asunto. Porque a veces, la delicatessen más sabrosa puede ser también un alimento completo y cien por cien saludable. Así que, si queréis saber más sobre salud, nutrición y jamón ibérico… ¡seguid leyendo!

La dieta mediterránea y el bienestar

Los que vivimos en los países que dan al Mediterráneo lo sabemos perfectamente; la dieta mediterránea va más allá de un simple listado de alimentos. Es una forma de cuidar nuestro cuerpo y velar por nuestro bienestar de la mano de nuestro clima, naturaleza y orografía. La cocina mediterránea se asienta fuertemente sobre los cimientos de la tradición. No en vano, el jamón y los embutidos ibéricos se remontan hasta los antiguos pueblos romanos y griegos, donde la carne de cerdo era apreciada por su rico sabor y capacidad de conservación y almacenamiento.

Fuente: As.com

El tiempo y la comunidad científica internacional han acabado dando la razón a nuestros antepasados. La dieta mediterránea, en la que la nutrición y el jamón ibérico van de la mano, se configura como una de las más saludables. Se destaca las ventajas de un consumo habitual de aceite de oliva, legumbres, frutas, verduras, pastas y cereales, así como derivados lácteos y pescados. Por otro lado, el consumo de vino, carnes frescas y curadas debe ser una cuestión más puntual, pero sin dejarlos de lado totalmente. Y dentro de este remolino de propiedades nutricionales excelentes y delicioso sabor, el jamón ibérico toma un papel, como no, protagonista.

Nutrición y jamón ibérico

El jamón ibérico 100%, en especial el de bellota, se ha ganado a pulso su lugar de honor en la gastronomía mediterránea y española. No solo tiene un sabor inimitable, sino que sus propiedades nutricionales y los beneficios de incluirlo en nuestra dieta también son únicos. Es, pues, un alimento con altas cualidades antioxidantes. Prueba de ello es su gran contenido de vitamina E, el cual se ve incluso potenciado si lo tomamos junto al tomate, otro clásico de nuestra dieta. También destaca en lo que a vitaminas del grupo B se refiere, especialmente la B1 y B2. 

Por supuesto, es un alimento rico en grasa. ¡Pero que nadie se lleve las manos a la cabeza todavía! Existen multiplicidad de tipos de grasa animal, y no todos ellos son veneno para nuestro organismo. De hecho, los niveles de ácido oleico del jamón ibérico de bellota, de hasta más del 50%, facilitan la producción de HDL, un tipo de colesterol bueno que reduce el LDL, el conocido como colesterol de mala calidad. De este modo, podemos prevenir algunos tipos de enfermedades cardiovasculares con una buena alimentación.

Y si vuestro objetivo es cuidaros, ha quedado demostrado con evidencia científica que el jamón ibérico es un alimento de una excelente calidad, nutricionalmente hablando. Y, para qué vamos a engañarnos, ¡gastronómicamente, también! No os quedéis con las ganas de empezar a cuidaros… ¡cualquier momento es bueno para pasarse por nuestra tienda!

Fuente de las imágenes: Jamón Lovers

Tienda Olalla

Comparte este artículo:
error0
Tweet 20
fb-share-icon20

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.