entrantes jamón ibérico para navidad

Receta: entrantes con jamón ibérico para Navidad

Como bien sabemos en Olalla, la Navidad es, sin medias tintas, una época para comer. Sí, entre plato y plato también hay lugar para el descanso, para la familia y para construir recuerdos con nuestros seres queridos. Pero todos sabemos que, cuando hay sobre la mesa un rico plato de jamón ibérico para Navidad, todas las conversaciones terminan y ya no hay nada más que hablar. Y no solo por su rico sabor, sino por lo fácil que es de presentar. Si te has pillado un pack de ibéricos loncheados Olalla para regalar por Navidad, sabrás que basta con atemperar y servir. Sin embargo, hay veces que puede resultar un pelín repetitivo comer en todas las comidas lo mismo (teniendo en cuenta que nos esperan dos grandes almuerzos y dos grandes cenas). Por ello, hoy os traemos dos maneras diferentes de presentar deliciosos entrantes con jamón ibérico para Navidad. ¿Queréis ser el chef gourmet por excelencia de estas fiestas? ¡Pues no dejéis de leer!

Canapés de queso brie y jamón ibérico para Navidad

Para el primer entrante necesitaremos los siguientes ingredientes. Tened en cuenta que las cantidades están calculadas para seis personas. Necesitaremos así 6 galletas redondas de cereales integrales; 3 hojas de lechuga (preferiblemente iceberg); 12 lonchas finas de jamón ibérico; 6 tomatitos amarillos; 2 lonchas de queso brie y aceite de oliva virgen extra.

Esta receta destaca, a parte de por ser deliciosa, por prepararse en un plisplás y robarnos el menor tiempo posible. Para ello, comenzaremos montando los canapés sobre las galletas, que hacen las veces de tosta. El jamón ibérico deberá hallarse además correctamente atemperado, para que la temperatura nos permita manejarlo con soltura, además de loncheado muy fino. Dispondremos una loncha de este delicioso alimento sobre la tosta, y después, colocaremos encima un trozo de lechuga y, seguidamente, coronaremos este último con otra loncha de jamón.

Por otro lado, cortaremos nuestros tomates previamente lavados en cuatro trozos y nuestras lonchas de queso las partiremos en tres porciones cada una. Así, envolveremos el tomate con el queso y lo dispondremos sobre nuestra cama de rico jamón ibérico. Y antes de servir, ¡no nos olvidemos de echar un generoso toque de aceite de oliva! Esto hará que todos los sabores se integren sobre el plato. Y más importante, ¡que se integren en la boca de nuestros comensales!

Brochetas de jamón ibérico, queso fresco y jamón ibérico

La segunda opción que os proponemos solo es para valientes y paladares complejos que buscan huir de los sabores tradicionales. E, irónicamente, es un plato compuesto en su totalidad por productos típicos de la cocina mediterránea y, más concretamente, ibérica. Para ello, necesitaremos aproximadamente 200 gramos de membrillo, 200 gramos de queso fresco a nuestro gusto, 100 gramos de jamón ibérico loncheado y, de nuevo, un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Además, será imprescindible tener a mano un puñado de palillos para montar el plato. Con estas cantidades podremos preparar un número aproximado de 6 brochetas, por lo que si tenéis más comensales tendréis que realizar una sencilla multiplicación.

Fuente: La española

Pero más sencillo que multiplicar las cantidades, será preparar el plato. Debemos comenzar por partir tanto el membrillo como el queso en tacos proporcionales, de manera que sean del mismo tamaño aproximadamente. Después, enrollaremos el jamón sobre sí mismo y lo atravesaremos con el palillo, seguido del trozo de membrillo y de queso tierno, que hará las veces de parte inferior de la tosta. Después, rociaremos con aceite para que todos los sabores se integren bien y, ¡voilá! Listo para servir.

Fuente de las imágenes: Demos la vuelta al día

Tienda Olalla

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.