¿Puedo comer jamón si estoy embarazada?

¿Puedo comer jamón si estoy embarazada?

Hace décadas que se decía que las mujeres embarazadas no debían comer jamón ibérico por miedo a contraer toxoplasmosis, una enfermedad provocada por el parásito Toxoplasma gondii que puede causar graves daños al feto.

Sin embargo, recientemente el Hospital San Juan de Dios de Córdoba, en colaboración con la Denominación de Origen Protegida (DOP) Los Pedroches y la DOP Priego de Córdoba aseguró que las embarazadas sí que pueden comer jamón siempre y cuando haya pasado por un proceso de curación de al menos 18 meses y haya superado todos los controles de calidad.

La curación del jamón ibérico hace que sea imposible que el parásito sobreviva y por lo tanto es totalmente seguro para las embarazadas. Además, estudios anteriores como el publicado en el Journal of Food Protection realizado por investigadores de la Universidad de Zaragoza o el del Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica) ya señalaban que el jamón ibérico es compatible con el embarazo.

Beneficios del jamón ibérico durante el embarazo

Tal y como declaró a los medios el doctor José Eduardo Arjona, jefe de la unidad de la Mujer del Hospital San Juan de Dios: “El consumo de jamón, como alimento cardiosaludable que es, no debe desecharse durante el embarazo cuando no existen estudios concluyentes que establezcan que su ingesta aumenta las posibilidades de contagiarse por toxoplasmosis”.

Y es que el jamón ibérico de bellota es rico en ácido oleico, que ayuda a aumentar el colesterol bueno (HDL) y a reducir el malo (LDL). También tiene un elevado contenido en proteínas, es una fuente de vitaminas B1, B6, B12 y E, así como de minerales, como calcio, fósforo y magnesio, entre otros. Por lo tanto el jamón ibérico es un alimento muy beneficioso para las embarazadas, ya que durante la gestación aumenta la necesidad de minerales y vitaminas, sobre todo las de tipo B.

Jamones de calidad para cuidar tu salud y la de tu bebé

La Sociedad Española de Ginecología hace tiempo que afirma que las embarazadas pueden comer jamón sin congelar “siempre y cuando haya pasado la cadena de producción sanitaria contrastada”. Por eso es importante que leas bien el etiquetado del jamón ibérico, donde se deberá indicar el tiempo de curado y las normas de calidad superadas.

¡No te quedes con el antojo! Con Olalla puedes estar tranquila. Cualquiera de nuestras paletas o jamones ibéricos están sometidos como mínimo a un proceso de curación de dos años. Las garantías son aún mayores con nuestros jamones ibéricos de bellota 100% pata negra D.O.P Jabugo Summúm, los Jamones ibéricos de bellota 100% Reserva Pata Negra y los Jamones ibéricos de bellota, ya que se someten a 36 meses de curación en una bodega natural.

Todos nuestros jamones y paletillas ibéricas cumplen estrictamente con la Norma de calidad del ibérico y nuestros jamones DOP siguen rigurosamente la normativa de la Denominación de Origen Protegida Jabugo. Puedes comprobar toda esta información en el etiquetado de nuestros jamones y en el apartado de especificaciones en la descripción del producto al comprar en nuestra web.

Si aun así te quedan dudas, ponte en contacto con nuestros expertos en contacto@olallajamones.com o llamando al 959 190 320. Estaremos encantados de atenderte.

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.