Propiedades de la grasa del Jamón ibérico

Propiedades de la grasa del Jamón ibérico

La grasa del jamón genera muchas dudas tanto para nuestros clientes que compran Jamones ibéricos de gran calidad como en consumidores de piezas de menor nivel. Te dejo las más frecuentes que vamos a contestar en este artículo.

  • ¿Es buena la grasa de un Jamón ibérico?

  • ¿Debo retirarla antes de servirlo?

  • ¿Engorda la grasa del jamón ibérico?

  • ¿Pueden tomarla los alérgicos al gluten?

Como siempre, desde Olalla no vamos a comentar piezas de menor calidad que no vendemos por principio, hoy te vamos a hablar de nuestros Jamones ibéricos dónde la respuesta es sencilla y te dará tranquilidad sobre tus dudas.

No queremos criticar los gustos personales de nadie pero saber que alguien desperdicia la grasa de uno de nuestros Jamones ibéricos nos duele en el corazón. Sería un error muy grave, estarías desperdiciando una parte muy importante a la hora de aportar sabor y textura, además de perder una gran parte nutricional de este alimento tan saludable. La cantidad de grasa e infiltración de la misma es un signo de calidad que le aporta ese sabor tan especial y nos indica que está en un momento perfecto para su degustación.

Cuando compras un Jamón en Olalla tienes la tranquilidad de que nuestro maestro Jamonero ha elegido tu jamón en su momento óptimo para su consumo, porque solo cuidando cada detalle podemos ofrecerte el mejor Jamón ibérico de Jabugo.

Cuánta grasa ha de tener un jamón ibérico

En primer lugar hay que diferenciar entre la grasa comestible y la no comestible. La primera tiene un color blanco o rosáceo y está pegada a la carne roja. Tiene muy buen sabor y su textura en la boca es muy agradable. Si un jamón ibérico presenta una gran cantidad de este tipo de grasa, no debes interpretarlo como algo negativo, al contrario, ya que aporta sabor y jugosidad a la carne. Sobre todo en caso de que sea uno de nuestros jamones ibéricos de bellota.

La grasa del jamón ibérico de bellota tiene una textura más suave y al tocarla con el dedo se hunde ligeramente. Debido a la alimentación con bellota y al ejercicio que el cerdo realiza durante sus paseos por la dehesa, la grasa se infiltra en la carne y aparece en forma de vetas al cortar el jamón. Su sabor es mucho más suave y sabroso, y tiene más propiedades nutritivas.

Sin embargo, la grasa amarillenta que rodea al jamón deberá desecharse. Cuanto mayor sea la calidad del jamón, menor proporción de esta grasa presentará.

De un jamón ibérico se puede aprovechar normalmente entre el 45 y el 50% una vez desechado el hueso, la pezuña, la corteza exterior y la grasa no comestible.

Diferencias entre la grasa de un Jamón ibérico y una Paleta ibérica

La principal diferencia entre la grasa de un jamón ibérico y una paleta ibérica es su proporción. El en un jamón ibérico, el hueso y la grasa no comestible corresponden aproximadamente al 50% del peso, mientras que en una paletilla, alcanza el 60%.

¿Es sana la grasa del Jamón ibérico?

La grasa del jamón ibérico es muy saludable, ya que del total de grasas que contiene un jamón ibérico de bellota, más del 70% son insaturadas, que son las más beneficiosas para la salud. Esto significa que la carne del jamón ibérico de bellota es la más cardiosaludable de todas.

Si a esto le añadimos el elevado contenido en proteínas del jamón, el aporte de vitaminas B1, B6, B12 y E, así como de minerales, como calcio, fósforo y magnesio, entre otros, vemos que el jamón ibérico de bellota es un alimento altamente nutritivo y beneficioso para la salud. Además destaca el alto contenido en hierro, lo que hace que sea un producto muy recomendable en caso de padecer anemia.

¿Engorda la grasa del Jamón ibérico?

El aporte calórico del jamón, incluida la grasa, es equivalente al del pan, es decir, unas 250 kcal por cada 100 gramos de producto. Esto significa que el jamón ibérico puede incluirse en los planes de adelgazamiento en cantidades moderadas. De hecho puedes encontrar varias dietas para adelgazar basadas en el jamón ibérico.

¿Cómo afecta al colesterol la grasa del Jamón ibérico?

La grasa del jamón ibérico de bellota contiene entre un 55% y más de un 60% de ácido oleico, que ayuda a aumentar el colesterol bueno (HDL) y a reducir el malo (LDL). Esto significa que, como han demostrado numerosos estudios científicos, este ácido que se encuentra también en el aceite de oliva, por ejemplo, es cardiosaludable y por lo tanto el jamón ibérico también. De hecho, el nivel de colesterol que tiene la carne de cerdo, es más bajo que el de la carne de vaca o de cordero.

¿Y puedo tomar Jamón ibérico si soy alérgico al gluten?

Si eres celíaco puedes comer jamón ibérico sin miedo ya que tanto el jamón como el resto de embutidos curados no contienen gluten, tal y como indica la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE). Además, a lo largo del proceso de curación, procesamiento y envío, nuestros productos ibéricos no entran nunca en contacto con ningún alimento con gluten, así que puedes disfrutar de nuestros manjares con total libertad. De todas maneras, siempre especificamos en el etiquetado de todos nuestros productos que son libres de gluten para que no haya dudas.

¿En qué dietas se utiliza el Jamón ibérico?

Por un lado, el jamón ibérico es muy recomendable en las dietas para combatir la anemia debido a su alto contenido en hierro, así como en aquellas destinadas a reducir el colesterol (LDL) por su riqueza en ácido oleico.

Por otro lado, el jamón ibérico puede tomarse para recuperar los niveles adecuados de sodio en sangre tras sufrir una deficiencia.

En cuanto a la pérdida de peso, ya hemos comentado que existen dietas basadas en el Jamón ibérico diseñadas por expertos de la nutrición que permiten perder entre 4 y 6 kilos en apenas unas semanas. Estas dietas contemplan la ingestión de varias lonchas de jamón ibérico al día combinadas con una gran variedad de alimentos. De este modo al tiempo que se pierde peso se mantiene un corazón sano.

Asimismo, si estás siguiendo una dieta para adelgazar basada en las proteínas, como la dieta Dukan, por ejemplo, puedes incluir sin miedo jamón ibérico en cantidades moderadas, puesto que es un alimento especialmente rico en proteínas de muy alta calidad. Unos 100 gramos de jamón ibérico contienen aproximadamente 43 gramos de proteínas. Además gracias al proceso de curación, las proteínas del jamón ibérico se hidrolizan, lo que significa que se digieren mucho mejor que las de otras carnes.

Usos de la grasa del Jamón ibérico en la gastronomía

La grasa blanca o rosácea del jamón ibérico es un recurso fantástico a la hora de enriquecer nuestros platos. Cuanto mayor es la calidad del jamón más suave y sabrosa será su grasa. Esta grasa se puede derretir fácilmente calentándola y así se puede utilizar por ejemplo para freír filetes de cerdo a la plancha o huevos; también para hacer salteados de verdura. Verás que el toque que le da la grasa es espectacular.

También puedes aprovechar la grasa del jamón ibérico para aportar sabor a tus guisos, al igual que harías con el tocino, por ejemplo. Y por cierto, tampoco tires el hueso del jamón una vez acabado, con él se pueden hacer sopas deliciosas.

¿Quieres más? Prueba a cortar la grasa del jamón ibérico en taquitos y freirla a la sartén para hacer chicharrones.

Y si eres de los que siempre desayuna tostadas, tienes que probar a hacer un aceite aromatizado con la grasa del jamón ibérico. Solo tienes que fundir, por ejemplo, 500g de grasa a fuego lento con 300g de aceite de oliva y 100g de agua hasta que quede fusionado. Tus tostadas tendrán un toque a jamón muy especial.

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.