Conoce la alimentación de un cerdo ibérico

En Olalla somos muy conscientes de que la alimentación del cerdo ibérico es fundamental para darle a la carne el mejor sabor. Por eso cuidamos hasta el mínimo detalle el proceso de cría y proporcionamos a nuestros cerdos las mejores condiciones.

Todos nuestros cerdos están criados en libertad, lo que garantiza que el animal realice más ejercicio y la grasa se infiltre en la carne, lo que se traduce en un mejor sabor.

En cuanto a la alimentación, en Olalla distinguimos entre los cerdos alimentados con bellota y los cerdos de cebo de campo.

Cerdos alimentados con bellota

La mayor parte de nuestros cerdos ibéricos (jamones con el precinto negro o rojo) viven al menos una montanera, una época que tiene lugar entre octubre y febrero en la que dejamos a los cerdos pastar libremente por la dehesa para que se alimenten exclusivamente de bellotas y hierbas.



Nuestros jamones y paletas ibéricas con Denominación de Origen Protegida Jabugo proceden de cerdos que se han alimentado de bellotas durante dos montaneras. Esto hace que su sabor sea aún más excepcional.

Además en nuestras dehesas, enmarcadas por el Parque Natural de la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche, los cerdos cuentan con al menos una hectárea por cabeza. Así garantizamos que tengan el espacio suficiente para hacer ejercicio y encontrar el alimento necesario.

La montanera y los alimentos que el cerdo ingiere durante esta época aportan al jamón ese sabor suave y a la vez profundo tan característico. Además, esta fase tiene un gran impacto en el aroma del jamón ibérico de bellota.

La montanera es además vital para mejorar las propiedades nutricionales del jamón ibérico. El jamón ibérico es rico en ácido oleico gracias a su alimentación con bellotas, lo que lo convierte en un alimento muy beneficioso para el sistema cardiovascular. Está demostrado que el jamón de bellota ayuda a reducir los niveles de colesterol malo (LDL) y a aumentar el bueno (HDL).

Asimismo, según un estudio del Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (CIAL) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), presentado en diciembre de 2016, los jamones ibéricos de bellota de doble montanera tienen casi el doble de propiedades antioxidantes que aquellos alimentados con bellotas durante una sola montanera o los que nunca se han alimentado de bellotas.

¿Y qué comen los cerdos el resto del año? En Olalla alimentamos a nuestros cerdos con piensos de la mejor calidad cuando aún no hay bellotas, pero además los animales también ingieren gran cantidad de alimentos que encuentran por la dehesa, como hongos, raíces, frutos, insectos, etc.

Cerdos de cebo de campo

En Olalla buscamos siempre lo mejor para nuestros animales, por eso alimentamos a nuestros cerdos de cebo (precinto verde) con pastos naturales, hierbas aromáticas y piensos de máxima calidad.

Probablemente hayas visto alguna vez jamones y paletillas con la vitola blanca. Sin embargo, en Olalla renunciamos a este tipo de productos, pues proceden de cerdos ibéricos alimentados exclusivamente de piensos y criados en establos o cebaderos. Nosotros creemos firmemente que el bienestar del animal es clave para obtener el mejor producto, por eso criamos también a nuestros cerdos de cebo en libertad, para que vivan apaciblemente, realicen ejercicio y se alimenten también con los productos que les ofrece la naturaleza.

Leave a comment

Your email address will not be published.

aaa