El jamón ibérico y el deporte, aliados para tu bienestar

A poquitos días de terminar el año, en Olalla creemos que 2019 ha sido el año de romper tabúes sobre el jamón ibérico. Que si comer jamón ibérico engorda, que si esta delicatessen está buena pero su grasa es perjudicial… En definitiva, todo afirmaciones sacadas de contexto y con muy poquito rigor científico. Por eso, en Olalla queremos despedir el año hablando de lo que seguramente más os preocupa después de tantas ricas comilonas: vuestro bienestar. Ahora comienza un periodo de tiempo en el que debemos volver a cuidarnos para recuperarnos de los excesos de las fiestas. Y, por si no lo sabíais, el deporte y el jamón ibérico forman un tándem de lo más beneficioso para vuestra salud. ¿Que cómo es eso posible? ¡Pues seguid leyendo que en seguida os lo contamos todo!

El deporte, básico para nuestra salud

Como seguramente ya todos sabréis, uno de los factores que más perjudica nuestra salud es llevar una vida sedentaria. Propicia la aparición de todo tipo de enfermedades, incluidas las temidas cardiovasculares. Además, puede hacer que engordemos si nos pasamos con la comida, pues al no gastar muchas calorías como lo haríamos de practicar deporte, estas se acumulan en el organismo.

Sin embargo, también debemos cuidarnos una vez comencemos a hacer deporte con regularidad. Varios estudios apuntan que el hecho de realizar deporte aumenta las necesidades que tiene nuestro cuerpo de consumir determinados nutrientes. Llegará un momento que, de no consumirlos, podremos ver cómo nuestro rendimiento deportivo empeora. Eso, por no hablar de que podemos enfrentarnos a déficits nutricionales de importante calado. De este modo, los deportistas que nos estén leyendo harían bien en optimizar su consumo de proteínas, vitaminas del grupo B (B1, B2, B6) y minerales (zinc, hierro).

Jamón ibérico y deporte, ¿cómo optimizarlos?

De este modo, una dieta adaptada a deportistas suele conllevar una ingesta frecuente de jamón ibérico. Sus proteínas son de las mejores calidades, y contiene un tipo de hierro denominado hemo que trabaja activamente para la prevención de las anemias. Además, el jamón ibérico cuenta con unas excelentes tasas de zinc, a parte de ser rico en vitaminas del grupo B, precisamente las requeridas por el cuerpo al realizar actividades físicas. Y esto, sumado a que el jamón se elabora siguiendo procedimientos estrictamente naturales, lo convierte en un producto delicioso, ecológico y enormemente nutritivo.

Pero eso no es todo. Resulta que, si hacemos deporte, podemos aumentar aún más el rendimiento de nuestro jamón ibérico si lo combinamos con otros alimentos. Por ejemplo, la absorción del hierro en el organismo se verá muy beneficiada por el consumo simultáneo de jamón y fuentes de vitamina C. Otros alimentos importantes con los que va bien mezclar nuestro delicioso jamón ibérico son los carbohidratos, pues nuestros organismos se alimentan tanto de proteínas como de este esencial nutriente mientras realizamos esfuerzos físicos de media o alta intensidad.

Así que, ya sabéis. Un buen desayuno o tentempié, tanto para antes como para después de hacer deporte, podría ser una tosta con pan integral, un pack loncheado con la marca de calidad Olalla, y un zumito de naranja recién exprimido. Suena delicioso, ¿verdad? Pues ahora, ¡os sonará también altamente nutritivo! No os la juguéis con vuestra salud y dadle al cuerpo todos los nutrientes que necesita, siempre de la mano de Olalla. 

Fuente de las imágenes: La Voz de Galicia

Tienda Olalla

Comparte este artículo:
error0
Tweet 20
fb-share-icon20

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.