El jamón ibérico, un mundo de propiedades nutricionales

Muchas veces, con lo rico que está el jamón ibérico, nos olvidamos de sus muchas propiedades nutricionales, como si pasaran a segundo plano. Por eso, hoy en Olalla hemos decidido contaros todos los beneficios que podéis sacar de incluir este delicioso ibérico en vuestra dieta. Si bien es cierto que los expertos recomiendan no abusar en exceso de las carnes, hay ciertos alimentos de mejores calidades que otros, nutricionalmente hablando. Y resulta que el jamón ibérico reúne ciertas características nutricionales que hacen que los expertos recomienden su consumo frente a otras carnes. Los estudios llevan tiempo avisándonos: incluir jamón ibérico en nuestra dieta puede traernos muchos beneficios. ¿Queréis conocerlos todos? Si la respuesta es afirmativa, ¡no dejéis de leer!

Las propiedades nutricionales del jamón ibérico

Si queremos cuidar nuestro bienestar, es preciso que conozcamos bien los alimentos que forman parte de nuestra dieta. El jamón ibérico, por la parte que nos toca, es toda una fuente de proteínas de alta calidad, aminoácidos libres y péptidos saciantes. Pero, ¿qué significa todo esto?

Pues bien, el jamón ibérico es, en primer lugar, un alimento primordialmente proteíco. Se calcula que unos 50 gramos de este manjar nos aportan un 30% del total de proteínas que vamos a necesitar al día. Y eso no es todo; la alta calidad de estas proteínas propician una fácil absorción y utilidad de las mismas, cualidades que se potencian conforme más dure la curación.

propiedades nutricionales del jamón ibérico

Este proceso dará lugar a una serie de aminoácidos libres de absorción directa; recientes estudios experimentales relacionan la actividad de estos aminoácidos con la recuperación física y mental. Además, estos aminoácidos liberados en la digestión facilitan la absorción de otros nutrientes y alimentos. Algunos ejemplos son el hierro de los vegetales y legumbres, cuyo consumo combinado con el jamón ibérico exprime al máximo sus valores nutricionales.

Pero esto no es todo: se liberan, además, unos pequeños péptidos saciantes. Estos, combinados con el efecto glucémico lento del jamón, causan una sensación de saciedad instantánea y, a la vez, duradera en el tiempo. Así, el jamón ibérico puede ser un buen complemento a una dieta hipocalórica, pues reducirá el hambre que podamos llegar a sentir a lo largo del día.

Fuente de minerales y vitaminas

Pero esto no es todo. Por si no bastara con sus propiedades saciantes y sus alto contenido en proteínas de gran calidad y de fácil absorción, el jamón ibérico aún tiene mucho más que ofrecer. Otro de los aspectos a tener en cuenta es el gran aporte de minerales y vitaminas de todo tipo que puede hacer a nuestro organismo.

Entre estos minerales destaca el hierro hemo, pues su contenido es altísimo, en unas proporciones que recuerda a las carnes rojas o a la carne de avestruz. Sin embargo, este fenómeno solo sucede con los jamones propiamente ibéricos, confeccionados a partir del cerdo ibérico. Los curados elaborados a partir de la carne de este animal duplican en niveles de hierro al jamón serrano, de Parma y de Bayona, por citar algunos ejemplos. Y esto no es todo; el jamón ibérico también presenta una alta presencia de magnesio y zinc. En lo que a vitaminas se refiere destacan las del grupo B y E, además de otras sustancias antioxidantes. Destacan, así, la tiamina (B1) y cianocobalamina (B12), vitaminas esenciales para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.

Tienda Olalla

Comparte este artículo:
error0
Tweet 20
fb-share-icon20

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.