¿Cómo presentar un buen plato de jamón de Jabugo?

La gente come por los ojos, y esto es así. Aunque el jamón de Jabugo ya es de por sí un manjar maravilloso, su intenso color y su textura son la herramienta perfecta para hacer de él un plato que atraiga a tus invitados como la luz a la polilla. Sabemos que la mayoría de vosotros ya tendréis la teoría bien aprendida, pero nunca está de más recordar lo más básico y, además, llevaros a casa unos cuantos consejitos que estamos seguro que desconocíais. Así, desde Olalla hoy os traemos un artículo con que tendréis bien claro cómo presentar vuestros aperitivos de forma ideal, tal y como lo hacemos aquí, en casa.

Preparar y colocar las lonchas

Ya os preparamos hace un tiempo una guía de corte del jamón ibérico que muchos encontrasteis muy útil,  así que os recomendamos echarle un vistazo primero.  Sin embargo, si sois de los que no tenéis tiempo para andar cortando nuestro jamón de Jabugo recordad que siempre podéis pedir que os lo llevemos ya loncheado por un profesional, lo que os ahorrará tiempo y esfuerzo, además de aseguraros de que todo va a estar a la perfección.

Para seguir, hay que tener en cuenta que estamos muy acostumbrados a mezclar varios embutidos ibéricos en un solo plato, como el lomo y el chorizo ibéricos, pero la verdad es que siempre es mejor que cada embutido esté colocado en su propio plato. Así nos evitamos que los sabores y olores se puedan mezclar, dejando que cada uno de ellos brille por sí solo.

El jamón de Jabugo resaltará su color si lo ponemos en un plato muy blanco, puesto que los contrastes llaman la atención al ojo humano, y ya si le añadimos un chorrito de dorado aceite de oliva no solo potenciaremos ese contraste, sino que además le sumaremos jugosidad al jamón. Pero tampoco os paséis o podríais dejarlo demasiado pringoso… ¡y nadie quiere mancharse las manos!

Por eso, aseguraos de tener servillas de papel bien a mano, mejor que de tela, puesto que tendemos a comer más si sabemos que no vamos a ensuciarnos ni a nosotros ni a la casa.

Cuatro consejitos rápidos

Si nos habéis comprado un jamón de Jabugo loncheado más os vale prestar atención a estos pequeños consejos que os ayudarán a extraerlos y mantenerlos en las mejores condiciones posibles:

  1. ¡Siempre mantened los loncheados en la nevera! La temperatura debería oscilar entre los 2 y los 5.º, y ni se os ocurra congelarlos, porque podrían perder sus propiedades. Lo mismo sirve para si los habéis cortado vosotros mismos y los habéis cubierto con un plástico.
  2. Si aun así los habéis congelado, tendréis que sacarlos al menos dos horas antes de cuando queráis consumirlos. Mejor todavía si los descongeláis sumergiéndolos en agua templadita.
  3. Abrid el paquete de loncheados una media hora antes de servirlos. Un truco: si la grasa tiene un tono transparente es que se encuentran a la temperatura adecuada.
  4. Esta temperatura adecuada siempre ronda los 24.º

¿Ya os lo habéis apuntado todo? ¡Pues ahora ya solo queda ponerlo en práctica! Y para eso necesitáis primero un buen jamón de Jabugo… que, casualmente, podéis comprar en nuestra tienda online. ¡No esperéis más y dadle a vuestros invitados el festín que se merecen!

jamón de jabugo en olalla jamones

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.