El jamón bellota y la pirámide alimenticia, ¿dónde se encuentra?

Ya os hemos hablado antes de lo importante que es para nuestro organismo seguir una alimentación sana y equilibrada. Pero, ¿cómo se consigue esto? Seguro que la mayoría de vosotros más o menos se hace a la idea, pero lo cierto es que existe una guía muy fácil y cómoda que puede consultarse con tan solo echar un vistazo. Sí, nos referimos a la pirámide alimentaria. Ya sea por querer tener una buena línea o porque necesitamos un cambio de hábitos, seguir la pirámide alimentaria puede suponer la diferencia entre conseguir nuestros objetivos saludables o fracasar. También puede decirnos con qué frecuencia podemos comer alimentos deliciosos para tener una dieta sana. Así que, si os estáis preguntando si podéis cortaros un poquito de jamón bellota mientras intentáis cuidaros, ¡no dejéis de leer!

¿Cómo funciona la pirámide alimenticia?

Antes de meternos más en materia, resulta conveniente aclarar que la pirámide alimentaria es nada más y nada menos que una gráfica. En ella, se nos indica cuáles son los alimentos óptimos para llevar una dieta sana y equilibrada, sin privarnos de ningún grupo alimenticio. De esta manera, si aprovechamos la pirámide al máximo, podemos obtener información sobre la cantidad de alimento que debemos ingerir al día, e incluso, ¡a la semana! Por lo que es una herramienta útil que conviene saber manejar.

jamón bellota

Esta gráfica se caracteriza por su forma de triángulo. En su base, podemos observar todos los alimentos que podemos consumir diariamente. Es así que conforme nos acercamos a la cúspide el espacio que hay para los alimentos se va reduciendo, igual que deberíamos hacer nosotros en nuestro día a día. Este espacio más pequeño se deja para recordarnos que estos alimentos deben ser tan solo para un caprichito o debemos reservarlos para ocasiones especiales.

Sin embargo, algo que resulta muy curioso es que esta pirámide no se presenta igual en todos los países. En Australia, por ejemplo, la gráfica usada por los expertos tiene un formato de tarta, mientras que la pirámide invertida imperante en Japón se denomina peonza. Pero este no es el único cambio; los alimentos que se reparten en las diferentes categorías también son diferentes dependiendo de la tradición gastronómica del país del que se trate. En España usamos la pirámide que está estrechamente relacionada con la dieta mediterránea, tal y como resulta lógico. Y, es así, que ahora pasaremos a analizar dónde se encuentra el jamón bellota dentro de este gráfico, pues no en vano es uno de los productos insignia de este tipo de cocina.

El jamón bellota y una dieta sana

Ya os hemos contado otras veces que el jamón bellota se configura como un alimento beneficioso para la salud. Sus bajos niveles de grasa y su gran cantidad de ácido oleico son la prueba de ello. Esto supone una gran ventaja a la hora de usar el jamón bellota como sustituto de otras carnes peor valoradas en el sentido nutricional. Puede ocurrir que nos encontremos con carnes con más grasas saturadas y con peor aporte de nutrientes y vitaminas y que, encima, sepan mucho menos sabrosas. Pero ninguna de estas cosas puede ocurrirte si te decantas por un delicioso jamón ibérico.

Sin embargo, el jamón bellota es esencialmente un producto cárnico, y no resulta realista ni eficiente pretender construir una dieta sana únicamente consumiendo este producto. Como tampoco debe ser la base de nuestra alimentación, sino un delicioso acompañante, se encuentra en uno de los niveles superiores de la pirámide. ¿Significa eso que no debemos comer jamón ibérico? Pues, ¡todo lo contrario! Las proteínas y demás ricos nutrientes que nos proporciona este delicioso producto debe consumirse a la vez que frutas, verduras y pasta, alimentos que configuran toda la base de la pirámide. Porque, como suele decirse, lo bueno y breve, ¡dos veces bueno!

Fuente de las imágenes: Rtv.es

Tienda Olalla

Comparte este artículo:
error0
Tweet 20
fb-share-icon20

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento para que lo apliques en tu primera compra.