Grasa del jamón de Jabugo, ¿debéis retirarla?

La respuesta corta a esta pregunta no podría ser otra que «no». Y es curioso cómo no importa el punto de vista desde el que queráis enfocarlo. ¿Debo retirar la grasa del jamón de Jabugo si soy el encargado de lonchearlo, tal y como me enseñásteis a hacerlo en Olalla? No. ¿Debo apartarla de mis lonchas si soy un comensal más, y dejarlas en un rincón del plato? De nuevo, por favor, ¡no lo hagáis! Si sois de los que preferís no comer esta parte del jamón por miedo a consumir grasas peligrosas y os estáis preguntando por qué tanta insistencia, ¡no dejéis de leer que todo tiene una explicación! En el blog de Olalla nos hemos puesto como meta personal el desmentir todo tipo de mitos y falsas creencias sobre el jamón ibérico. Hoy hablaremos de las grasas y trataremos de arrojar luz sobre uno de los temas más encarnizados. 

La grasa del jamón de Jabugo

En el blog de Olalla somos perfectamente conscientes de que os preocupáis por vuestra salud. No en vano entre nuestras publicaciones siempre vais a poder encontrar consejos de este estilo. Desde cómo usar el jamón de Jabugo para reducir el colesterol, una de las grandes preocupaciones de las sociedades modernas, hasta cómo podéis introducir este manjar en vuestros desayunos saludables

PerY aunque sea un trabajo cansado estar siempre con la misma cantinela, y aún a riesgo de resultar pesados, seguiremos haciéndolo. Porque si de por sí siempre han circulado falsos mitos alrededor de los ibéricos, ni os imaginaríais cómo está el panorama ahora mismo con las irrupción de las redes sociales. Por eso no podemos evitar echarnos las manos a la cabeza cuando oímos afirmar que debe apartarse la grasa de las lonchas del jamón de Jabugo. 

Y ya no se trata solo de una cuestión de sabor. Porque sí, consumir la loncha de jamón de Jabugo no solo repercutirá negativamente sobre su gusto. También se verán alterados aspectos tan importantes de este alimento como lo son la textura y el aroma. Pero, sin duda, lo más grave de todo será la pérdida del increíble valor nutrcional que atesora este producto. Y no solo eso, sino que nos estaremos arriesgando a que la absorción de dichos nutrientes sea deficiente, pues el cuerpo se vale de las grasas de determinados alimentos molecularmente complejos para romper mejor sus estructuras y digerirlos correctamente.

Antioxidante y cardiosaludable

Pero, ¿entraña riesgos para la salud consumir este tipo de lípidos? Desde Olalla contestamos un rotundo no con boca pequeña. Porque, por muy sano y por muy increíbles que sean los valores y propiedades de un alimento, si lo consumimos sin mesura o si el resto de nuestra dieta o estilo de vida es insalubre, nuestro bienestar se resentirá igual. Pero esto pasa con todo tipo de alimentos.

Sin embargo, y volviendo al tema principal, la grasa del jamón de Jabugo constituye un lípido de increíbles beneficios para el organismo. Ya os hemos contado todo sobres sus propiedades cardiosaludables con anterioridad, pero lo que probablemente no sabíais es que un estudio reciente del CSIC-CIAL (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), de la mano del investigador Arturo Sánchez sitúa al jamón ibérico de bellota, como lo es el que ostenta la Denominación de Origen Protegida de Jabugo, posee importantes propiedades antioxidantes.

Sí, estáis leyendo bien. No solo es un producto de un rico sabor intenso, con propiedades reguladoras del colesterol en el cuerpo gracias al ácido oleico. Ahora ha quedado científicamente demostrado que el consumo de bellota por parte de los cerdos de raza ibérica incide de manera positiva sobre la oxidación del cuerpo. Por lo que no, no todos los jamones son iguales. Y no, si esa grasa proviene de un jamón de Jabugo auténtico, no hay por qué apartarla para su degustación. Así que, ¡a disfrutar!

Fuente de las imágenes: Comida’s Singular Food Magazine
Tienda Olalla

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.