Esta Semana Santa apuesta por los ibéricos en las meriendas de los peques

Esta Semana Santa apuesta por los ibéricos en las meriendas de los peques

Vosotros no seréis de los que les dais bollería industrial a los nenes para merendar, ¿verdad?.

Si es que es normal, con el poco tiempo que tenemos ahora los padres para ponernos a pensar en qué les damos o qué no, o si les gusta o no, si hoy les apetece más zumo o leche… Lo bueno es que, con la Semana Santa, también viene el descanso. Y, con el descanso, el tiempo libre.

Ahora ya no tenéis excusa para no prepararles una de esas meriendas tradicionales, como las de nuestras abuelas, es decir: una merienda de verdad. Y es que no hay mejor manera de disfrutar con los tuyos que ofreciéndoles un buen manjar sano y nutritivo, como las diferentes meriendas que hoy os proponemos.

Y no os preocupéis los que sois católicos: ¡prometemos esconder el plato de jamón ibérico el viernes!

 

El buen bocata de jamón ibérico

Un clásico. Los bocadillos, ya sean de pan duro o de molde, nos gustan a todos (aunque no seamos ya tan niños…), aunque si andamos con prisa nos puede dar pereza ponernos a cortar el jamón ibérico. Eso lo sabemos de sobra, y por eso en Olalla os damos la posibilidad de pedirlo bien cortadito a mano y envasado al vacío para que te llegue tal cual a la puerta de casa: solo tienes que desplegar las opciones de “corte” de los jamones ibéricos de nuestra web y elegir la opción “corte a mano profesional y envasado al vacío”. ¡Más fácil, imposible!

Pero no todo se trata de jamón ibérico. Nosotros os recomendamos también las tostas de salchichón ibérico o, incluso, de chorizo ibérico. ¡Que no se pierdan las buenas tradiciones! Si vuestros hijos no se están chupando los dedos tras terminarse el bocata es que algo falla (pista: pon otra capa más de ibéricos la próxima vez).

Para los peques que aún no pueden hincar los dientes en un bocadillo (porque aún les faltan más de uno o dos), sería mejor dejar el pan para otro momento y ofrecerles directamente el embutido ibérico ya cortadito, del plato a la boca. Por ejemplo, en Olalla tenemos un lomo ibérico de bellota que, cortado en pequeños taquitos, puede hacer la delicia de cualquier chavalín. Y también de más de un padre…

 

Beneficios de los embutidos ibéricos

No nos hagáis hablar de la bollería industrial. Por supuesto, está bien para un capricho, para un apuro (para un antojo), pero al final del día este tipo de productos contienen una gran cantidad de grasas saturadas. Para los que no lo sepáis, las grasas saturadas son aquellas que aumentan los niveles de colesterol, que puede quedarse acumulado en las arterias e impedir la circulación de la sangre de forma correcta. De ahí vienen muchos problemas cardiovasculares.

En cambio, los embutidos ibéricos que ofrecemos en Olalla contienen una mayor proporción de grasas no saturadas, es decir, cardiosaludables. Estas grasas insaturadas son las llamadas “grasas sanas”, pues no obstruyen las arterias. Además, si estáis esperando un bebé podéis consultar este artículo que escribimos sobre el eterno tema “¿Es bueno comer jamón ibérico durante el embarazo?” y salir así de dudas.

Y es que, como decían las abuelas, con la salud no se juega. Para nosotros no hay ninguna duda: los embutidos ibéricos aportan diferentes nutrientes y vitaminas a nuestro organismo y, sobre todo, al de los más peques, quienes necesitan esa energía para seguir haciendo de las suyas.

 

Desde Olalla os deseamos unos largos y placenteros días de descanso.

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.