Descubre las crudités de ibéricos: un plato sano, sencillo y original

No toda receta comienza con una larga lista de ingredientes. A veces, las mejores recetas solo tienen uno, y esta que hoy os ofrecemos es rápida y sencilla, de esas que solucionan un día ocupado: crudités de embutidos ibéricos. Las crudités nos vienen de la gastronomía francesa y siempre han tomado el puesto de primeros platos o aperitivos. Normalmente están compuestas de verduras acompañadas de diferentes salsas, y esta forma tan sencilla de tomarlas permite sacarle mayor partido al sabor de los alimentos. Además de ser una comida sana que se puede preparar en un minuto, claro.

Lo primero, las salsas. Como todos tenemos diferentes gustos y necesidades, las salsas de las crudités varían bastante según la persona. Así, podéis tomarlas con pesto, hummus, paté, salsa de yogur… Lo mejor es ir probando hasta encontrar la que más os guste. Sin embargo, no todas estas salsas congenian bien con unas crudités ibéricas, pero eso ya nos lo guardamos para después.

¿Cómo se hace una crudité de embutido ibérico?

Fuente de la imagen: http://www.loscerezosenflor.com/

Preparar una crudité de embutido ibérico no es complicado, de hecho, es bastante similar a preparar una de verduras. Al fin y al cabo, ambos platos se basan en alimentos que se comen sin necesidad de cocinarlos.

Con un cuchillo adecuado debéis cortar cada pieza en forma de tiras alargadas para que se puedan coger, manejar y consumir con mayor facilidad. Por supuesto, sirve cualquier tipo de embutido ibérico, y nosotros los tenemos todos en nuestra web: jamón ibérico de bellota, salchichón, chorizo…

Además, recordad que nuestros jamones ibéricos pueden pedirse ya cortados por un profesional y envasados al vacío, ¡por lo que será más fácil para vosotros luego convertir esas lonchas en crudité!

Al igual que con la de verduras, la crudité de embutido ibérico se puede acompañar con varias salsas, pero nosotros somos más clásicos y solemos echarle un chorrito de aceite de oliva virgen. Y, para los más aventureros, tenemos una salsa de queso que ya os enseñaremos a preparar después. Todos estos sabores combinan a la perfección con cualquiera de nuestros embutidos ibéricos, pero lo recomendamos especialmente con jamón ibérico de bellota.

Y, por supuesto, como con todo jamón ibérico, el otro gran acompañante es un buen vino. Tinto, blanco, rosado… Eso ya a vuestro gusto.

La salsa, que sea de queso de oveja curado.

Fuente imagen: https://www.vienaonline.com/

Este párrafo es para los aventureros, como hemos dicho antes. Para aquellos que quieren ir un pasito más allá. Os vamos a enseñar a hacer la salsa perfecta para acompañar las crudités de ibéricos, y nos referimos a una salsa de queso de oveja bien curado.

Como veréis, el nivel de dificultad es igual que al cortar las crudités. Para hacerla primero se deben separar unos cuantos pedacitos de queso y, junto con nata líquida, los echamos en una olla y la dejamos a fuego lento. Removed bien la mezcla para que no se quede pegada (que luego no hay quien limpie eso…), y esperamos a que el queso se derrita. Cuando los dos ingredientes estén bien mezclados añadimos un poco de sal.

Si la salsa ha quedado muy líquida para nuestro gusto no hay por qué preocuparse: podéis añadir una pizca de harina y lo vamos removiendo todo hasta dejarla más espesita.

¡No hace falta que esperéis a que la salsa se enfríe! En cuanto alcance la consistencia deseada y no os queméis la lengua ya podéis empezar a mojar vuestras crudités en ella. Y como dicen los franceses, que para eso les hemos copiado el plato: Bon appétit!

 

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.