Cómo degustar correctamente un buen jamón ibérico

Cómo degustar correctamente un buen jamón ibérico

Hoy te contamos unos trucos y secretos para degustar y presentar tu jamón siguiendo nuestra línea de artículos sobre Consejos sobre el Jamón ibérico.
El jamón ibérico es un producto magnífico de nuestra gastronomía al que es imposible resistirse. Para disfrutar al máximo de su sabor, es importante tener algunos aspectos en cuenta. Desde Olalla te damos unos consejos básicos para degustar correctamente el jamón ibérico y apreciar todos sus matices:

Utensilios

Te recomendamos que cuentes con las herramientas adecuadas para cortar correctamente el jamón,un buen jamonero con el que sujetar bien la pata para que no se mueva y en el que puedas colocarla fácilmente en distintas posiciones para aplicar el corte adecuado a cada parte.

Por supuesto también es indispensable contar con un buen cuchillo jamonero, resistente, flexible y bien afilado. Si vas a cortar varias lonchas, es conveniente que también cuentes con una broca o chaira para afilar el cuchillo. Serán de utilidad otro cuchillo para retirar la corteza y la grasa exterior del jamón y otro  cuchillo corto para separar la carne del jamón de los huesos.

Si no cuentas con los utensilios o jugar con cuchillos no está entre tus habilidades, te recomendamos que compres tu jamón ibérico ya cortado a mano, así te aseguras el mejor corte y sabor.

Temperatura

Para degustar el jamón ibérico este debe estar a temperatura ambiente, a ser posible entre 20 y 25 ºC, a la hora de cortarlo.  Así se encontrará en el momento óptimo de sabor y aroma y su deliciosa grasa comenzará a fundirse.

Si has comprado el jamón ya loncheado y envasado al vacío, y lo has conservado en la nevera, te recomendamos sacarlo antes de la nevera para que tome su temperatura, 15 o 20 minutos serán suficientes. Si te ha surgido la idea de repente y no tienes eso minutos, mantén primero el sobre cerrado bajo un chorro de agua tibia durante unos segundos para que la grasa se funda y las lonchas puedan separarse bien. Después abre el sobre y deja que el jamón respire durante unos minutos.

Corte

Lo mejor es comenzar cortando el jamón por la maza, la parte más jugosa. Para ello deberás colocar la pata de jamón en el jamonero con la pezuña hacia arriba. El corte correcto se realiza paralelamente al eje central de la pata -que va de la pezuña a la cadera- y siempre desde la pezuña hacia ti.

Las lonchas perfectas para la degustación del jamón ibérico deben medir unos 5 o 6 centímetros de largo y deben ser lo suficientemente finas como para que la grasa se deshaga en la boca, pero no demasiado, para que así se aprecien todos los matices de sabor.

Una vez termines con la maza, dale la vuelta a la pata y continúa cortando por el lado opuesto. Cuando te encuentres con hueso, puedes cortar la carne más pegada en taquitos, que puedes utilizar después para cocinar. Así no desaprovecharás absolutamente nada.

Presentación

La mejor forma de presentar el jamón ibérico es colocando las lonchas en una sola capa en un plato blanco para que destaque su característico color rojo y el jamón sea el único protagonista. Si el plato es redondo, puedes colocar las lonchas en círculos desde fuera hacia dentro.

Cata

A la hora de degustar el jamón, si cuentas con distintos tipos, puedes compararlos atendiendo a determinados aspectos visuales, táctiles, olfativos y, por supuesto, gustativos.

Fíjate en el color y el brillo de las lonchas, las vetas de grasa, su blancura y la presencia de cristales de tirosina, que suelen ser sinónimo de un proceso de curación artesanal y natural.

A continuación, compara su suavidad y su fibrosidad. En cuanto al aroma, valora su intensidad, su persistencia y sus matices. Y por último, al introducir la loncha en la boca, descubre la intensidad del sabor, la jugosidad, el punto de sal, su dureza y, una vez tragada, la persistencia del sabor.

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.