Sal de dudas: ¿Con qué se puede cortar un buen jamón ibérico?

La respuesta corta sería fácil: con un cuchillo. Sin embargo, cuando comemos cualquier tipo de jamón, sea serrano, de cebo, o ibérico de bellota, hay que recordar que es tan importante el producto que tenemos ante nosotros como la forma en la que está cortado. Un buen corte puede transformar a un jamón malo en uno bueno, y un corte nefasto puede hacer que nuestro jamón ibérico pierda toda la gracia. Así, desde Olalla te traemos este artículo con los utensilios e instrumentos que nosotros mismos utilizamos para tal fin.

El soporte o tabla jamonera

Sí, lo de deciros con qué filo cortar un jamón ibérico está muy bien, pero ¿cómo lo sujetamos? Sabemos que la mayoría de vosotros conoce la tabla jamonera, pero no podíamos pasar sin nombrarla. La tabla jamonera es aquella estructura que sujeta el jamón para posteriormente realizar el corte. También se le llama simplemente soporte, y puede estar hecho de muy distintos materiales. ¿Alguna vez habéis visto a alguien cortar un jamón sin soporte? Nosotros no, y eso que somos del gremio.

 

jamón olallaTampoco sirve cualquiera: su peso debe de ser similar al del jamón que ha de soportar, y contar con apoyos adecuados para evitar que se mueva cuando lo cortamos. Las tablas más recomendables son las que permiten colocar el ibérico lo más horizontal posible, lo que facilita el corte, junto a aquellas en las que se puede girar el jamón sin necesidad de apartarlo de la tabla y luego volver a ponerlo.

El más práctico de este último modelo es aquel compuesto por un tornillo y unos clavos que atraviesan la zona de la caña, lo que hace que la pieza no resbale. Así nos evitamos más de un par de accidentes tontos.

Cuchillos para cortar jamón

Por fin hemos llegado a la parte que todo el mundo conoce: los cuchillos jamoneros. Son aquellos que tienen un filo alargado y flexible, fino. Tienen aproximadamente 30 centímetros y no son dentados. Pero no son los únicos necesarios:

Para cortar un buen jamón ibérico nos hace falta más que un cuchillo jamonero. Por ejemplo, para limpiar parte exterior del jamón necesitaríamos un cuchillo carnicero, esos de hoja ancha y fuerte y que nos ayude a retirar tanto la corteza, endurecida por el tiempo de curación, como el tocino amarillo que la acompaña. Normalmente tienen miden unos 20 centímetros y con ellos se hace el primer corte en la pieza. A partir de aquí, podéis consultar nuestra guía de corte del jamón ibérico si no tenéis muy claro por dónde empezar a hincarle filo.

Cuando la mayor parte del jamón ibérico haya sido cortado, nos tendremos que hacer con un cuchillo tipo puntilla, ya que al ser más fino y pequeño nos sirve perfecto para extraer el hueso de la cadera o acceder a zonas que con el cuchillo jamonero nos sería imposible (y ya ni hablar con el carnicero).

Ya para terminar, y esto ya os adelantamos que es completamente opcional, podemos hacernos con una chaira y unas pinzas. La chaira sirve para mantener a punto el filo de estos tres cuchillos, mientras que la segunda nos ayuda a coger las lonchas de nuestro jamón ibérico y así evitar tocarlas con las manos.

¿Demasiado trabajo?

Lo sabemos. Que si el soporte, tres cuchillos, la chaira, las pinzas… y eso sin contar el tiempo que le echamos a la hora de cortar el jamón.  La mayoría de nosotros disfrutamos haciéndolo, pero entendemos que no todo el mundo tiene la maña o el tiempo para prepararse un buen plato de jamón ibérico perfectamente cortado.Por eso, desde Olalla os ofrecemos la opción de que nuestros jamones ibéricos os lleguen a casa ya cortados por un profesional y envasados al vacío, para que no gastéis ni un solo segundo en disfrutar de lo que os gusta.

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.