10 ideas de presentación para el jamón ibérico

10 ideas de presentación para el jamón ibérico

Antes que por la boca, el jamón ibérico entra por los ojos. Una exquisitez, como es el jamón ibérico, se merece una presentación a su altura, y más si quieres sorprender a tus invitados. Aquí te proponemos diez formas diferentes de emplatar el jamón ibérico y que son perfectas para dejar a cualquiera con la boca abierta, ya sea una comida familiar, una reunión de amigos o una cena romántica.

1. Corte por repeticiones

Esta es una técnica que utilizan los cortadores profesionales para que sus platos sean más estéticos. Sin embargo, es muy sencilla, así que no te costará nada aplicarla. Comienza cortando una loncha en la zona más alejada de ti de la parte del jamón que vas a cortar. Colócala junto al borde de un plato blanco y redondo. A continuación empieza a cortar la siguiente loncha empezando un poco más adelante de donde empezaste a cortar la anterior y termina un poco más adelante de donde terminó la anterior. Después colócala en el plato junto a la primera, un poco superpuesta y procurando que el dibujo de las vetas de grasa encaje y tenga una continuidad. Deberás repetir este proceso hasta que completes el círculo en el plato.Después podrás empezar con otra primera loncha en el siguiente círculo.

Ten en cuenta el tamaño de la circunferencia para realizar los cortes más o menos distanciados, si el círculo es grande deberás empezar los cortes muy juntos, pero si el círculo es pequeño, podrás empezarlos en la mitad de la loncha anterior, por ejemplo.

2. En plato hondo

En lugar de utilizar el típico plato llano para servir el jamón ibérico, puedes optar por un plato hondo (te recomendamos que siempre uses platos blancos para que el jamón sea el único protagonista). Coloca las lonchas en espiral, aplicando la técnica de corte por repeticiones hasta cubrir toda la superficie. La forma cóncava del plato y el dibujo de las lonchas le darán una gran profundidad a la composición creando un efecto óptico muy interesante y llamativo.

3. Rosas de jamón ibérico

Dale un toque más delicado y a la vez llamativo al plato de jamón ibérico creando rosas con las lonchas. Primero necesitas una loncha de unos 14 centímetros, que debes enrollar para crear un cilindro que conformará el centro de la flor. Colócalo de pie apretando la base contra el plato para que no se caiga. Después corta lonchas de unos seis centímetros y colócalas una a una envolviendo el cilindro central y doblando el extremo superior hacia afuera para que parezcan pétalos. Sigue añadiendo lonchas hasta que consigas una composición lo más parecida a una rosa.

También puedes aprovechar la grasa del jamón para hacer flores blancas que decoren el centro de tus platos.


4. Corazón de jamón

Esta idea es perfecta para una ocasión romántica. Lo mejor es que cojas un plato bastante amplio, redondo o rectangular, y totalmente plano. Primero empieza creando la silueta del corazón con las lonchas. Para el pico, utiliza lonchas más estrechas, preferiblemente del jarrete. Después continúa la silueta ampliando poco a poco la anchura de las lonchas, extraídas de la maza. Cuanto ya tengas la silueta del corazón, rellénalo con lonchas de unos diez centímetros, a ser posible de la babilla o contramaza. Para darle volumen al plato, en vez de colocar estas lonchas en plano, arrúgalas creando ondas pronunciadas. El resultado será precioso y muy apetecible.

5. Platos cuadrados

Lo más común es que se utilicen platos redondos para presentar el jamón ibérico, así que tú puedes sorprender con platos cuadrados o rectangulares. Aprovecha estos platos para colocar las lonchas del jamón creando formas con ángulos rectos. Si aplicas el corte por repeticiones y le echas un poco de imaginación, puedes crear patrones hipnóticos con el dibujo de la grasa.

6. Estrellas de jamón

Conseguir infinidad de estrellas con las lonchas de jamón es muy sencillo. En vez de colocar las lonchas rectas respecto al borde de un plato redondo, inclínalas un poco de modo que sobresalga una esquina. Al completar la circunferencia habrás conseguido una estrella de múltiples puntas.

También puedes aprovechar las formas del jamón para cortar lonchas que en vez de ser rectangulares, tengan alguna punta que sobresalga. Si las haces un poco más largas de lo normal, con apenas seis o siete lonchas puedes crear una afilada estrella.

7. Decora con virutas de jamón

De la carne más pegada a los huesos del jamón puedes sacar virutas y después utilizarlas para decorar. Además de hacer más estéticos tus platos, esta es una fantástica opción para aprovechar al máximo toda la carne de la pata de jamón. Por ejemplo, puedes hacer circunferencias de virutas sobre la cama de lonchas en los platos redondos o rellenar con ellas el centro del plato. Hay infinitas posibilidades, solo tienes que darle rienda suelta a tu imaginación.

8. Un mar de jamón ibérico

Con las olas de jamón conseguirás que el plato sea muy voluminoso y apetecible. Además es un emplatado realmente fácil. Simplemente tienes que cortar lonchas de unos seis centímetros e irlas colocando en el plato un poco arrugadas para que cada una forme una ola. Rellena bien el plato con las olas en distintas direcciones hasta que no quede un solo hueco. Te sorprenderá el efecto de jugosidad que se consigue.

9. Pan y piquitos

Es un hecho que el jamón ibérico acompañado con pan está delicioso. Por eso puedes presentar el jamón directamente con este perfecto compañero. Por ejemplo, puedes colocar las lonchas sobre pan tostado o crujientes de pan. Y si quieres elaborarlo un poco más, restriega el pan con tomate natural, y añádele un chorrito de un buen aceite de oliva. Todo un clásico que nunca defrauda.

Los piquitos son otro ingrediente que va muchas veces de la mano con el jamón ibérico. Con ellos también puedes crear formas sobre las lonchas de jamón en el plato. Eso sí, procura que sean solo un elemento más de la composición y que nunca se conviertan en lo más llamativo porque el verdadero protagonista siempre debe ser el jamón.

10. Combinado con bolitas o taquitos de melón

Esta idea es genial para el verano ya que el melón aporta frescor al plato y combina divinamente con el jamón. Te recomendamos que uses un plato hondo y lo cubras por completo con lonchas de jamón cortadas por repeticiones. Después en el centro puedes colocar unas bolitas de melón, que además darán un toque de color al plato.

También puedes cortar cubitos de melón y sobre ellos colocar las lonchas, ya sean dobladas o en forma de rosa, por ejemplo.

Estas son solo unas cuantas propuestas, pero hay cientos de posibilidades. Atrévete a potenciar al máximo tu creatividad y no dejarás a ningún invitado indiferente. Si se te ocurre alguna otra idea, compártela con nosotros en el apartado de comentarios. ¡Estaremos encantados de leerte!

Comparte este artículo:
error0

10% de descuento en nuestra web

Déjanos tu email y te enviamos el código de descuento.